Bienvenido al Cinematógrafo Imperial Folía Lumière, Centro Mexicano de Cine Silente.
presenta:
 
FÓSFORO EN LA CASA UNIVERSITARIA DEL LIBRO DURANTE LAS IV JORNADAS ALFONSINAS
 
Bienvenido a la página oficial de las Jornadas Alfonsinas.
 

LAS IV JORNADAS ALFONSINAS se llevaron a cabo durante el mes de octubre y cada martes del mismo mes se presentaron en la Casa Universitaria del Libro las películas del proyecto “Fósforo regresa al cine” en su totalidad. Aunque solamente una de las sesiones cinematográficas estuvo incluida en la beca que otorgó el FONCA para realizar este proyecto, el Cinematógrafo Folía-Lumière, así como los organizadores de las Jornadas Alfonsinas y las autoridades de la UNAM, llegaron a un acuerdo para presentar todo el ciclo en beneficio de los estudiantes y el público en general. Por este motivo comentaremos solamente la película que no se había presentado antes. Es menester añadir algo más sobre las Jornadas Alfonsinas. Como nuestros atentos y conocedores lectores saben, el mes de octubre pasado se conmemoraron 120 años del natalicio de Martín Luis Guzmán. Fue un acierto del Presidente de las Jornadas Alfonsinas, reconocido sobre todo y como es la costumbre que suceda, por nuestros sinceros asistentes para quienes está realmente dirigido y dedicado este proyecto, reunir alrededor de esa fecha dos grandes y muy importantes empresas en un solo objetivo esto es, Las Jornadas Alfonsinas y el Cinematógrafo Folía-Lumière para rendir un merecido homenaje tanto al cine mudo como a los autores mexicanos que inauguraron el género de la crítica cinematográfica. Así el ciclo “Fósforo regresa al cine” estuvo debidamente complementado con sendas conferencias magistrales por parte de tres importantes figuras de la cultura en México, profundos conocedores e investigadores del cine y de nuestros ilustres autores. Tuvimos el honor de recibir y escuchar a la Dra. Alicia Reyes quien leyó un texto sobre Alfonso Reyes y el cine, mismo que esperamos el lector interesado pueda consultar en esta misma página muy pronto, el Dr. Fernando Curiel quien realizó algunos comentarios en torno a Martín Luis Guzmán, y para cerrar las Jornadas Alfonsinas y en cierto sentido también nuestro proyecto “Fósforo regresa al cine”, el Dr. Manuel González Casanova muy amablemente nos ofreció una magna conferencia sobre Alfonso Reyes y el cine italiano.

La película estelar de esta ocasión es “La vida de Cristóbal Colón” misma que no se había presentado y que de hecho fue un estreno en México pues, según la información que obtuvimos por parte de la Filmoteca de la UNAM, cuando esta película llegó a nuestro país, se mantuvo en archivo y sólo gracias a nuestra iniciativa se logró presentarla. Les rogamos a nuestros lectores considere este comentario con reservas pues no es definitivo ni oficial.

Esta película como cualquier otra puede presentarse a partir de distintos puntos de partida. Lo interesante con respecto a los comentarios de Fósforo es que además de ser uno de los más extensos, Reyes (autor del texto reconocido posteriormente), se ocupó de un aspecto que nos parece actual e importante. En efecto dice Alfonso Reyes a manera de conclusión en su artículo sobre la vida de Cristóbal Colón: “¡Cuidado con las inexactitudes históricas, más funestas –por más populares– cuando entran por los ojos que cuando entran por los oídos!” Decimos a manera de conclusión pero en su momento fue en realidad una petición que hacía Reyes a los realizadores de esta película puesto que él escribe su artículo cuando la película todavía no se ha estrenado y de hecho nos informa Reyes de la ruta que seguirá la filmación en distintas ciudades y poblaciones de España. De tal manera que todavía el autor más enfáticamente declara: “Vaya el director con cautela y recuerde que sobre los restos de Colón, por ejemplo, pudiera todavía provocarse una tremolina erudita.”

Solicitamos al lector nos permita y disculpe una breve digresión a propósito de los anteriores comentarios.
¿Nos es verdad que la opinión pública, aunque hagamos una generalización con todo y su riesgo, se manipula mejor a través de las imágenes? ¿Procede con otra intención la publicidad, comercial o política? Las inexactitudes históricas están a la orden del día en nuestro país, bastaría con ver la muy conocida serie “histórica” que lleva como sello el nombre de una musa griega. Como quiera que sea la “tremolina erudita” es sólo eso, un asunto de intelectuales del que poco entienden los grandes públicos, sin embargo una vez en imágenes se logra manipular mejor la opinión pública. Tal vez en la antigua Grecia y Roma importase más el uso correcto del lenguaje hablado y el convencimiento se lograse por el oído, pero ahora en la era de la imagen el predominio parece residir en ésta principalmente, así es como Alfonso Reyes lo entiende.

Cartel oficial de Fósforo... regresa al Cine - IV Jornadas Alfonsinas.

Sobre los restos de Colón hay todavía mucho que discutir. Es sin duda un personaje prototípico hacia el cual confluyen temas que despiertan la polémica en distintos niveles. El libro de Jacques Heers Christophe Colomb publicado en 1981 establece un ejemplo relativamente cercano a nosotros cuando en el proemio dice que: “Pocos héroes han suscitado tantas polémicas y tantos enfrentamientos entre eruditos: sobre sus orígenes y su familia, sobre su nacimiento y años de aprendizaje, e incluso sobre sus méritos. ¿Italiano o catalán? ¿Judío converso? ¿Portugués? ¿Hijo de un noble castellano que no osa revelar su nombre? ¿Plagiario y ladrón de un secreto?”

A estas mismas cuestiones se enfrentó Reyes en distintos lugares de su obra y el texto de Fósforo del 14 de julio de 1916 que venimos comentando lo muestra así. Pero podría consultarse también el conjunto de ensayos titulado Última Tule en donde observamos la persistencia de estas inquietudes en la actividad intelectual de Alfonso Reyes. Allí encontramos los siguientes comentarios: “Decía Francisco López de Gómara que el descubrimiento de América ha sido ‘la mayor cosa después de la creación del mundo, sacando la encarnación y muerte del que lo creó’. Semejante actitud mental, que muchos después de Gómara han adoptado y que revela un asombro por cierto bien legítimo, equivale a abrir desmesuradamente los ojos. Pero es sabido que no por eso se ve mejor, al contrario. Los ojos desmesurados son los ojos de la alucinación y del éxtasis. De por sí, ellos engendran los fantasmas de la leyenda.”

No queremos sugerir otra cosa sino la importancia que tuvo para Alfonso Reyes el tema de la leyenda de Colón y sus reflejos en la cinematografía. Por extensión este asunto nos ha llevado a considerar como conclusión y punto de partida la crítica de las “películas históricas” y su influencia en la imaginación e ideología de los espectadores. Por lo demás la película que presentamos en este proyecto muestra por momentos las mencionadas inexactitudes históricas que Reyes deseaba se evitaran. Por desgracias no conocemos un texto de Alfonso Reyes en el cual una vez vista la película, complementaran los comentarios que precedieron a la misma. Aunque seguimos investigando la cuestión, podemos anticipar que de no existir tales comentarios y estudios complementarios con base en el conocimiento de la película, serían uno de los puntos débiles de Alfonso Reyes y Martín Luis Guzmán como críticos de la cinematografía de su época.

Deseamos terminar con una cita del ensayo “La imaginación del Nuevo Mundo” de José Pascual Buxó quien escribe lo siguiente: “…el cosmógrafo Gerardo Mercator –admirado hasta nuestros días por la precisión científica de sus mapas- situaba el Paraíso terrenal, ya no en el Oriente, sino en el polo ártico; en su Septentrionalium terrarum scriptio emerge del polo una formidable montaña (Rupes nigra et altissima) de la que dimanan cuatro grandes ríos cuyos brazos se extienden hacia los cuatro puntos cardinales.
¿Qué pensarían los historiadores de hoy al confirmar la supervivencia de esos símbolos ‘irracionales’ en un científico como Mercator al que, bajo ningún respecto, se le puede tildar de místico iluminado? Quizá puedan concedernos que la verdadera historia del mundo no es otra cosa que los sucesivos conjuntos de imágenes –contradictorias y compatibles- que los hombres se van formando de él.”

Estas ideas nos han sugerido una de las tantas posibles maneras de abordar la discusión sobre las adaptaciones o reconstrucciones históricas a través de la cinematografía. Esperamos que los comentarios de Reyes y Guzmán sean un punto de partida interesante sobre esta cuestión para nuestros amables lectores.

 
Cartel oficial de la presentación de Fósforo... regresa al Cine de las IV Jornadas Alfonsinas, en la Casa Universitaria del Libro de la UNAM.
 

Fósforo... Regresa al Cine

~ Agradecimientos y créditos ~
Para la realización de este proyecto se contó con el financiamiento económico del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales, en el año 2006.
Asímismo, su realización fue posible gracias al generoso apoyo de la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México.
« Fósforo... Regresa al Cine, Una mirada retrospectiva a la obra crítica cinematográfica de Alfonso Reyes y de Martín Luiz Guzmán » © es una idea original del Cinematógrafo Folía Lumière. Los textos, documentos e imágenes diversos presentados durante las funciones son creación y/o propiedad de sus autores. Los filmes exhibidos pertenecen todos a la colección de la Filmoteca de la UNAM ©. Ciudad de México, 2007.
Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Filmoteca de la UNAM. Instituto Napoleónico México-Francia, INMF.

Cinematógrafo Folía Lumière

Bienvenido al Cinematógrafo Folía Lumière, Centro Mexicano de Cine Mudo.

Cinematógrafo Folía Lumière
Centro Mexicano de Cine Mudo